«Sabemos que podemos participar de la Evolución de la Vida en el Universo, comenzando por nuestra propia vida.
Sabemos cómo invertir nuestra energía en el potencial amoroso del mundo. Fue necesario «crear el arte de vivir en tiempos de catástrofe», como expresó Albert Camus.
Este nuevo arte de vivir es hoy una necesidad absoluta.
Biodanza se diferencia sustancialmente de todas las propuestas de «conciencia corporal». Pretendemos que las personas descubran caminos de encuentro.
Biodanza crea sutiles caminos para la integración y la intimidad. Prepara realmente a las personas para ejercer el amor.
Una nueva inteligencia, más sensible y llena de ternura, se está manifestando con vigor en el mundo. La humanidad está alcanzando la masa crítica necesaria para la transformación esencial.
Necesitamos, por lo tanto, encontrar fórmulas concretas para activar el fermento de la transformación.
La Gloria de Vivir deja de ser una quimera, para transformarse en una exigencia. Tenemos derecho de vivir y de ser constantemente visitados por la alegría.
Las tareas que proponemos en este manifiesto representan, en realidad, trabajos pro-vida.»
~Rolando Toro